Infecciones de las glándulas salivales: causas y soluciones

Las glándulas salivales son las glándulas cercanas a la cavidad oral responsables de la secreción de saliva. Esta secreción ayuda mantener la boca lubricada, a masticar y a deglutir los alimentos, realizando una buena función de la cavidad oral. 

Según su tamaño, las glándulas salivales se clasifican en dos grandes y principales grupos: 

  • Las glándulas salivales menores. Son pequeñas y existen 5 tipos: labiales, palatinas, genianas, linguales y molares. 
  • Las glándulas salivales mayores. Son las principales y más voluminosas. Existen tres pares: 
  • Las glándulas parótidas. Se encuentran una en cada mejilla sobre la mandíbula y en frente de las orejas.  
  • Las glándulas submandibulares. Se encuentran en ambos lados de la mandíbula. 
  • Las glándulas sublinguales. Se encuentran debajo del suelo de la lengua. 

En ocasiones las glándulas salivales mayores (parótida, submandibular y sublingual) se pueden infectar y producir alteraciones en la zona y en la cavidad oral. La sialoadenitis es el nombre que recibe la infección de las glándulas salivales. Estas infecciones se pueden clasificar en infecciones víricas, bacterianas, tuberculosis y actinomicosis. 

La parotiditis, o llamadas coloquialmente como paperas, es la infección e inflamación de la glándula salival parótida. Está causada por el virus paramixovirus. Es altamente contagiosa, transmitiéndose por  la saliva. Cursa con fiebre, dolor de garganta y dolor al masticar. 

La parotiditis bacteriana aguda es casada por bacterias orales dando una infección de tipo retrógrado. Suele estar causada por una reducción del flujo salival o por alguna alteración local en las glándulas salivales. Se presenta como una hinchazón asociado a dolor, eritema en las zonas auriculares y con secreción purulenta de la parótida. El tratamiento es la terapia antimicrobiana con antibióticos apropiados, el drenaje quirúrgico y la sialografía, una vez se ha resuelto la infección.  

Los episodios recurrentes de parotiditis pueden dar lugar a parotiditis bacteriana crónica. Es causada por una persistencia del agenta etiológico  por un mal funcionamiento glandular (como en el síndrome de Sjögren). En estos casos el tratamiento, a parte del antibiótico, es la parotidectomía (la extirpación total de la glándula). 

La sialoadenitis submandibular afecta a las glándulas salivales submandibulares y/o sublinguales. Esta infección es menos frecuente que la parotiditis. Cursa con una hinchazón de la glándula, dolor y una obstrucción ductal (por cálculos o estenosis), en muchos casos producida por bacterias. El tratamiento es la eliminación de la obstrucción y la administración del antibiótico apropiado. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies