Uso del láser en odontología: ventajas e inconvenientes

La Odontología avanza científicamente y junto a ella también va lo hace la tecnología, la cual ayuda a esta especialidad médica a que la realización de los diagnósticos y tratamientos sean más eficaces y efectivos. 

Uno de los descubrimientos fue el láser. Este actualmente se usa en el ámbito odontológico para la realización de muchos tratamientos bucodentales.  El láser, según la Real Academia Española, se define como un haz de luz que es emitido por un dispositivo electrónico que amplifica de una forma extraordinaria este haz. La aplicación del láser en Odontología se basa en el conocimiento de procesos físicos y biológicos.  

Existen varios tipos de láser y cada uno de ellos emite un haz de luz con una única longitud de onda. En función de esta, el láser tiene unas funciones u otras ya que la cavidad bucal contiene tejidos muy distintos entre si. Es decir, diferentes láseres producen efectos distintos sobre un mismo tejido. 

Los láseres pueden ser clasificados de múltiples formas. La clasificación más frecuente es según los que tengan baja potencia, utilizados por su acción de  estimulación, anestesia o antiinflamatoria, y los de alta potencia, que son aquellos que producen un efecto físico visible. Los más utilizados en Odontología son los de alta potencia, de los cuales se destacan los láseres de Diodo, Er,Cr:YSGG y Er:YAG. 

¿Qué tratamientos se pueden realizar con el láser?

En su utilidad en la odontología, el láser nos permite realizar una amplia gama de tratamientos bucodentales como pueden ser en: 

  • Terapéutica dental: preparación de cavidades, eliminación de obturaciones antiguas, sellado de fosas y fisuras dentales, hiperestesia dentinaria y endodoncia. 
  • Odontología estética: carillas y obturaciones anteriores y blanqueamiento dental. 
  • Prótesis: preparación dentaria para la colocación de coronas. 
  • Cirugía bucal: extracción quirúrgica de dientes incluidos (como los terceros molares), cirugía periapical, escisión de lesiones en tejidos blandos (como herpes y úlceras bucales), de lesiones premalignas, frenectomía, entre otros muchos tratamientos. 

¿Cuáles son las ventajas del uso del láser en Odontología?

El láser es utilizado en la Odontología por los muchos beneficios que tiene como los de a continuación:  

  • Aumenta la precisión del lugar de trabajo. 
  • Se reduce la necesidad de inyectar anestesia ya que provoca un efecto anestésico al tejido, por lo tanto, disminuye la ansiedad del paciente a la aguja. 
  • Coagula y descontamina el campo operatorio porque va cauterizando al mismo tiempo y, por eso, el campo operatorio es mucho más limpio. 
  • Favorece la cicatrización, por lo que en la mayoría de casos, tras un tratamiento quirúrgico, no hace falta poner suturas. 
  • Es antiinflamatorio y menos traumatizante. 
  • Disminuye el dolor postoperatorio. 
  • Preserva más cantidad de diente al tratarlo. 
  • Disminuye el ruido comparado con el sonido de la turbina. 
  • Presenta un mayor comodidad ya que se requiere menor instrumental i las intervenciones son más breves. 

¿Y los inconvenientes?

Como cualquier otra técnica, el láser tiene también algunas desventajas como las siguientes: 

  • Los equipamientos láser son de precio elevado. 
  • Elevación de los costes en el tratamiento. 
  • Se necesita enseñanza y entrenamientos previos. 
  • No es apto para remover materiales que se hayan colocado previamente en los dientes. 
  • No está indicado para caries muy profundas porque en la proximidad del nervio dental puede provocar un riesgo para este. 
Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies